06 / 08 / 2009

Con posterioridad a la presentación de mi candidatura, era necesario concretar aspectos relacionados con la organización. Entre otros, el perfil que yo consideraba para cada uno de los cargos directivos de la Confederación. En base a este texto se configuró posteriormente el organigrama de la CONCAPA, y aún hoy se siguen manteniendo determinados aspectos que hasta ese momento no se contemplaban de la misma manera

Planteamiento organizativo
El Secretario General, que debía ser el responsable de la gestión cotidiana de la organización, tenía que ser una persona flexible, que no suscitara la polémica, comedido en sus expresiones y con ánimo dispuesto a solucionar conflictos. Mucho más teniendo en cuenta la multitud de errores y dejaciones que se cometen por personas voluntariosas, pero limitadas por la falta de tiempo y condicionadas, a veces, por un exceso de protagonismo

Mientras que la otra candidatura tenía previstas a las personas que ocuparían todos los cargos directivos que se elegirían también en la Asamblea, yo no había tenido esa posibilidad. Por otra parte, tampoco quería ofrecer cargos antes de las elecciones. Una de las razones fundamentales era porque, si resultaba elegido, quería contar con personas que estaban vinculadas al otro candidato.

No obstante, a pesar de que el diseño de asignación de responsabilidades que preparé convenció a las personas que lo conocieron, resultó francamente difícil ajustarse a él, fundamentalmente por condicionantes personales en relación a la disponibilidad de quienes resultaron elegidos.

El documento fue redactado después de las reuniones de trabajo mantenidas, primero con Santiago Arellano, Fernando Carbajo y Andrés Jiménez, el día 9 de enero de 2001, y luego con los miembros del Consejo Confederal que pudieron asistir el día 10 de enero. La única persona que conocía, antes de llegar a la asamblea, el cargo para el que iba a ser propuesto por mí era el Secretario General, Carlos García, el cual se enteró el mismo día 10, después de la reunión que mantuve con el Consejo.

Las razones que me llevaron a actuar de aquella manera fueron las siguientes:

1) No excluir a personas válidas para ocupar cargos de responsabilidad, dadas las circunstancias que habían malogrado las relaciones personales en los meses anteriores. Para ello, lo aconsejable, antes de las votaciones, era acordar los perfiles que cada cargo requería y no caer en ofrecimientos y acuerdos previos (a cambio del voto) que podrían haber hecho peligrar el objetivo que yo me proponía, y que no era otro que el de levantar la organización. De ninguna manera quería conseguir el cargo de Presidente a toda costa.

2) Estructurar y distribuir las responsabilidades en función de las necesidades de la confederación y que los diferentes cargos deben asumir, de manera que la elección de las personas que asuman las vicepresidencias se realice en consonancia con esa labor que deben llevar a cabo.

3) Plantear como método el trabajo en equipo contando con todas las personas pertenecientes al Consejo Confederal, y con independencia de los compromisos que éstas hubieran adquirido con el otro candidato.

PERFIL DE LOS CARGOS

En función de la normativa por la que se rige la Confederación, Estatutos y Régimen Interior, la orientación de los perfiles que entendí podrían ser los más convenientes era la siguiente:

Secretario General

  • Debería ser el auténtico gestor de la Confederación, valorándose muy positivamente que tuviera experiencia profesional en este ámbito.
  • Desde el plano de responsabilidad que ha de ocupar, tendría que ser una persona flexible, que no suscitara la polémica en el seno de la organización, comedido en sus expresiones y con ánimo dispuesto a solucionar conflictos.
  • Ha de existir la posibilidad de que su presencia en la sede se produzca de manera inmediata, en caso de necesidad. De cualquier forma, esta presencia debería ser lo más continuada posible.
Quise distinguir claramente entre dos áreas de competencia bien distintas, asignando cada una de ellas a una Vicepresidencia. La enseñanza era a la que más atención se le venía prestando en la Confederación; si bien, “la familia y la educación” era lo que más preocupación suscitaba

Tesorero

  • Desempeña una labor principalmente técnica. Sería muy positiva la experiencia profesional en el terreno de la gestión económica.
  • Desde la perspectiva del trabajo en equipo, sería quien dirigiera a las personas que conformaran la comisión económica.

VICEPRESIDENCIAS Direcciones de equipo

Si queremos ser efectivos y prácticos a la hora de sacar adelante un proyecto duradero en el tiempo que cumpla con los fines y los objetivos de la organización, deberemos estructurar y compartimentar el trabajo; de manera que no se desperdicien energías solapando cometidos o se dejen de aplicar las suficientes en aspectos que puedan tener una gran relevancia para CONCAPA.

Familia y Educación

Para otorgar a la FAMILIA la importancia que le corresponde, no solo en CONCAPA sino también en la sociedad, es necesario ocupar a un grupo de personas en llevar adelante esta faceta, dirigidas por una vicepresidencia. Quería, de esta manera, hacer una distinción clara entre las cuestiones relacionadas con la enseñanza y los temas de educación, propios de esta vicepresidencia.

Posibles competencias, entre otras:

  • Potenciar una legislación sobre la familia para proteger y fomentar la responsabilidad de los padres como primeros educadores de los hijos.
  • Foro de la Familia.
  • Relaciones con la Conferencia Episcopal.
  • Fundación PROFORPA - formación de los padres.

Enseñanza

Quizá sea el ámbito que más atención se le presta en los distintos niveles de nuestra organización (APAs., Federaciones, Confederaciones). Me parecía oportuno asignarle las siguientes competencias, entre otras:

  • Temas relacionados con el Consejo Escolar del Estado, fundamentalmente estudio de la legislación y confección de enmiendas.
  • Comisión de Consejeros Escolares dentro de la Confederación, con el fin de coordinar nuestra estrategia y propuestas presentadas en los consejos escolares autonómicos.
  • Relación con instituciones afines en el ámbito de la enseñanza: sindicatos de profesores, FERE, EG, CECE, asociaciones de estudiantes.
  • Gratuidad de la educación infantil y del bachillerato.
Planteamiento organizativo
Otra de las tareas que más atención requería por parte de la Confederación Nacional era la de dinamizar la organización y cultivar nuestra imagen mediática. A esta labor había que dedicar una de las vicepresidencias

Organización y comunicación

Estaba a punto de concluir un largo proceso electoral que había mantenido a los dirigentes de la Confederación atentos a los movimientos que se producían. Era una organización viva, pero enfrentada. Había que intentar mantener el interés por los temas de CONCAPA una vez concluidas las elecciones. La Vicepresidencia de Organización y comunicación debe ser la responsable de dirigir el equipo encargado de dinamizar la organización, y en este sentido acometería las siguientes tareas:

  • Relación y coordinación con las Confederaciones y Federaciones (intentando llegar hasta las APAs), a través de una dinámica que fortalezca esta conexión; sin olvidar la planificación para incorporar Asociaciones de colegios públicos.
  • Estudiar y revisar las posibilidades sobre el “caso Cataluña”. Las federaciones católicas de Cataluña no estaban integradas en CONCAPA desde hacía tiempo. Había que intentar por todos los medios su incorporación.
  • Impulsar y hacer un replanteamiento de la revista “CONCAPA INFORMA”.
  • Potenciar la gestión informática y de nuevas tecnologías, así como la página Web de CONCAPA.
  • Revisar y mantener el listado ya existente de expertos y asesores de la Confederación.
  • Medios de comunicación, Gabinete de prensa
  • Relación con las instituciones que no formen parte del ámbito de competencia de las anteriores vicepresidencias.
  COMENTARIOS (Facebook)

 He leído y acepto la Política de Protección de Datos
 Quiero recibir notificaciones de comentarios a este artículo

  Sé el primero en comentar (En esta página)