03 / 08 / 2009

Es fundamental que las asociaciones de padres se integren en una federación. Precisamente es a través de las federaciones como se traspasan los muros del colegio, proyectándose a todas aquellas instituciones que pueden tener sobre el propio centro escolar, y sobre la educación de los hijos, una repercusión importante

Pertenecer a una federación

A veces se oyen opiniones contrarias a integrarse en las federaciones y confederaciones aludiendo a su vinculación con la dinámica política. Sin embargo, esta actitud es errónea por diferentes motivos.

Precisamente las decisiones políticas son las que dirigen y configuran el sistema educativo. A través de las federaciones, los padres están representados en los consejos escolares autonómicos y del estado, instituciones a las que inexorablemente deben someterse las decisiones políticas sobre educación. Por otra parte, las asociaciones que no quieren vincularse a una federación están usurpando a los padres el derecho a ser representados y el de poder formar parte de los órganos en donde se toman las decisiones sobre la educación que reciben sus hijos. Además, están beneficiando a los que moldearán el sistema educativo según sus criterios, con los que podemos no estar de acuerdo, sin que tengan oposición alguna. En definitiva, la participación a estos niveles también es esencial, aunque sólo sea porque a nuestros hijos les afecta.

No integrarse en una federación y confederación perjudica a nuestros propios hijos y al colegio al que pertenecen y, por otra parte, beneficia a quienes pretenden utilizar el sistema educativo como elemento adoctrinador de los futuros ciudadanos

No se puede menospreciar tampoco el hecho de que son las federaciones y confederaciones los interlocutores naturales y válidos ante todo tipo de instituciones políticas y sociales. Los medios de comunicación recurren también sistemáticamente a ellas para hacerse eco de sus opiniones y demandas. Precisamente a través de ellos, estas federaciones y confederaciones forman la opinión pública y contribuyen a crear conciencia social.

Sin embargo, no es indiferente la federación, y a través de ésta la confederación, a la que se adhiera una asociación de padres. En España existen dos grandes confederaciones que aglutinan prácticamente a la totalidad de las federaciones de padres existentes en cada provincia: la CONCAPA y la CEAPA. Sus principios y sus fines son radicalmente distintos, aunque los padres a quienes representan, en su inmensa mayoría, no son conscientes de ello.

 He leído y acepto la Política de Protección de Datos
 Quiero recibir notificaciones de comentarios a este artículo

  Sé el primero en comentar