14 / 06 / 2020
El fascismo ya está instalado en España

Es inadmisible que en el propio parlamento se cometan actos de arbitrariedad, cinismo y protección al autentico fascismo. No les basta con la mirada de desprecio a quienes representan a millones de españoles, el despotismo, el insulto reiterado, el asco visceral a quienes se manifiestan de manera moderada, razonada y sensata. Lo que aquí se muestra no tiene justificación alguna. Esta gente, ahora sentada en las poltronas del estado, nos harían lo mismo a ti y a mí en cualquier ámbito, personal o privado, por pensar distinto a lo que ellos hacen de manera sectaria, ruin, injusta, arbitraria e inmoral.

Pero lo grave no es sólo eso. Lo más penoso y serio es que a quienes se está favoreciendo, aupando y hasta financiando con nuestro dinero es a los que odian a España y la quieren destruir. Su único argumento es que los que quieren a este país son fascistas.

Sin embargo, algunos no vemos manifestaciones “rufianescas” ni “fraperas”. Ante el sectarismo de preguntas y respuestas tendenciosas y parciales, se responden con serenidad, claridad y rotundidad. No estamos acostumbrados a esto en otros partidos políticos. Hay algunos políticos en otros partidos que son claros, pero la estrategia electoral les impide que sea el propio partido el que se muestre así de claro.

Muchos no tenemos decidido a dónde irá nuestro voto, aun queda bastante para las elecciones porque quienes gobiernan van a chupar de nuestros bolsillos todo lo que puedan. Pero yo no termino de ver dónde está el extremismo. Mejor dicho, sí veo quienes son los de extrema, muy extrema izquierda. El que no lo vea o está ciego o no quiere verlo.

Ante la realidad que se muestra, la reacción siempre es la misma: no tienes p. idea, eres un descerebrado, no ves más que lo que te interesa, ¿es que estos lo hubieran hecho mejor?

Pues cada vez parece más claro que se puede hacer mejor.

  COMENTARIOS (Facebook)

 He leído y acepto la Política de Protección de Datos
 Quiero recibir notificaciones de comentarios a este artículo

  Sé el primero en comentar (En esta página)