14 / 07 / 2020
San Junípero Serra

Nació en Petra, una localidad de Mallorca, el 24 de noviembre de 1713. Su nombre de pila era José Miguel Serra y Ferrer.

De familia humilde (sus padres eran analfabetos), a los 16 años se traslada a Palma de Mallorca para ingresar en el convento de franciscanos. Allí toma el nombre de Junípero, en honor a uno de los primeros compañeros de San Francisco de Asís. Se ordena sacerdote y adquiere el doctorado en filosofía y teología.

En 1749, a los 36 años, viaja al Virreinato de Nueva España, la actual México, junto a otros tantos frailes. Le acompaña su amigo y biógrafo Francisco de Palou. Fue siempre andando a todas partes, recorriendo el Camino Real, siempre a pie, por todo el centro y norte de la actual México. Al ser expulsados los jesuitas por Carlos III de todo el territorio español, los franciscanos se empiezan a ocupar de las zonas que antes llevaban los ellos. Por esta razón, en 1768 se dirige a California.

En la alta California fundó hasta nueve misiones. La ciudad de San Francisco tiene su origen en la misión de ese mismo nombre fundada por Fray Junípero, y se lo puso en honor de San Francisco de Asís. Lo mismo ocurre con San Diego, una misión fundada por el santo español, san Junípero Serra, cuyo nombre se debe a San Diego de Alcalá.

Todas las iglesias que San Junípero construyó con sus propias manos han sido declaradas patrimonio de la humanidad por la Unesco, por ser un exponente del barroco popular novohispano. Tanto en la construcción de iglesias como en cualquier otro trabajo de agricultura, ganadería o construcciones diversas Fray Junípero siempre estaba dispuesto a ser el primero en arrimar el hombro como un trabajador más.

Murió en la misión de San Carlos Borromeo (Monterrey), Alta California, el 28 de agosto de 1784, a los 70 años. En la basílica de esta misión está enterrado Fray Junípero.

Fue beatificado por Juan Pablo II el 25 de septiembre de 1988 y canonizado por el papa Francisco el 23 de septiembre de 2015 en la ciudad de Washington. A Fray Junípero, a pesar de ser un santo balear, lo incluyen también entre sus santos en México y en Estados Unidos. En el Salón Nacional de las Estatuas de Estados Unidos, situado en el Capitolio, en el pasillo principal, está la estatua de fray Junípero. Cada estado tiene derecho a proponer dos personajes ilustres, y el estado de California lo propuso a él.

Todas las iglesias que San Junípero construyó con sus propias manos han sido declaradas patrimonio de la humanidad por la Unesco, por ser un exponente del barroco popular novohispano. Tanto en la construcción de iglesias como en cualquier otro trabajo de agricultura, ganadería o construcciones diversas Fray Junípero siempre estaba dispuesto a ser el primero en arrimar el hombro como un trabajador más. Aprendió el idioma de los indígenas nativos y, aunque su objetivo era evangelizar, siempre trabajó también por la integración de los indígenas en la sociedad española. Se esforzó en capacitarles para que asumieran la propiedad y la gestión de la tierra, dado que la población era nómada o seminómada. Formarles en todas las artes necesarias para la subsistencia fue siempre una prioridad para él. Era un hombre piadoso, perdonaba todo lo malo que se le hiciera y jamás hizo mal a nadie, siempre trabajando en ayudar a los demás.

Pues bien, la universidad de Stanford ha renegado de Fray Junípero eliminando su nombre por el daño hecho a la población indígena. Una autentica paradoja y un grotesco esperpento después de haber sabido quién fue este Stanford. Pero es que en Palma de Mallorca acaban de ensuciar con pintura una estatua suya, escribiendo con letras rojas la palabra racista.

  COMENTARIOS (Facebook)

 He leído y acepto la Política de Protección de Datos
 Quiero recibir notificaciones de comentarios a este artículo

  Sé el primero en comentar (En esta página)