16 / 09 / 2009

Si hay un ámbito en el que la política muestra su cara más perversa, ese es el de la representación de los padres de la escuela pública. Muchos de estos padres no son conscientes de ello, pero están siendo utilizados para apoyar medidas legislativas dañinas para la educación de sus propios hijos. Puede que haya padres que estén de acuerdo con este tipo de política educativa, pero hay otros que son contrarios y también son utilizados para apoyarlas

 Audio relacionado
La CEAPA

La CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos),legaliza sus estatutos el 8 de junio de 1982. Es promovida por los sindicatos y partidos radicales que se encuentran en la izquierda del espectro político. De hecho el modelo de sistema educativo que se preconiza desde sus filas es el de una “escuela pública, única y laica”. Este es precisamente el modelo que asumirá el Partido Socialista en nuestro país. La CEAPA es fundamentalmente la organización de la que se ha servido el PSOE para respaldar sus cambios legislativos y para oponerse a cualquier iniciativa en política educativa llevada a cabo por el Partido Popular.

Esta organización comete impunemente abusos tan flagrantes como el de otorgarse la representación de todos los padres que llevan a sus hijos a la escuela pública. Este hecho, apoyado por los gobiernos de turno (también del PP, aunque le perjudique) no sólo le concede un número mayor de representantes en los consejos escolares, también le proporciona pingües beneficios gracias a las subvenciones que recibe por los padres que dice representar. Existen contradicciones tan bochornosas como la que se refiere a la guerra abierta contra las clases de religión, cuando precisamente sus supuestos socios, los padres de la escuela pública, la están eligiendo voluntariamente para sus hijos en un 80 %.

La CEAPA se otorga el derecho en exclusiva de defender la escuela pública. Como la enseñanza pública es gratuita, los padres tampoco tienen que pagar la cuota de la asociación. El gobierno debe subvencionarlos. Además, los gobiernos de turno, incluidos los del Partido Popular, les hacen el juego y les otorgan la representación de todos los padres de la escuela pública. ¡Un fiasco democrático!

Con estos planteamientos y beneficios, no necesitan cobrar cuotas; ya reciben impresionantes subvenciones, sobre todo si el gobierno autonómico está en manos del PSOE. Alrededor de estas falacias intentan justificar que en la escuela pública todo debe ser gratis, nadie debe pagar (tampoco la cuota de la asociación). Por otra parte, en la CEAPA aluden a su talante democrático para defender que todos los padres tienen derecho a ser representados, paguen o no cuota; sobre lo cual no les falta razón.

La CEAPA se otorga el derecho en exclusiva de defender la escuela pública, como consecuencia esta confederación dice ser la que representa a los padres de la escuela pública. Como no pagan cuota (porque en la escuela pública todo debe ser gratis), el gobierno debe subvencionarlos. Lamentablemente, todo ello tiene como consecuencia que se está manteniendo a una organización que, sin acreditar su representación, es utilizada políticamente en beneficio del Partido Socialista y en contra del Partido Popular.

Herrikoa, es la federación de padres de la Comunidad Foral de Navarra que está integrada en la CEAPA. Se forma en el año 1978, con vocación de anexionarse las asociaciones de padres de los colegios públicos; aunque en algún periodo ha tenido vinculada alguna asociación de colegio privado – concertado. En esta federación, entre otras consideraciones, se conciben los centros educativos gratuitos y públicos, gestionados democráticamente, laicos y coeducadores. Puro marxismo progresista de finales del siglo XIX.

Desde su creación, ha defendido la enseñanza de y en euskera. Según afirma la propia federación “su vocación es ser organización social con capacidad para manifestarse y plantear alternativas ante cualquier acontecimiento o planteamiento, sea de carácter político, social o económico”.

 He leído y acepto la Política de Protección de Datos
 Quiero recibir notificaciones de comentarios a este artículo

  Sé el primero en comentar